¡Bienvenido/a al Blog de Factoría de Talento!

Descubre las reflexiones, impresiones, aprendizajes e increíbles experiencias de personas de las distintas ediciones de Factoría.

¿Qué papel jugamos los hombres en el feminismo?

Hace unos días se me planteó la posibilidad de dirigir el contenido de esta publicación hacia la temática del 8 de marzo. Acepté la sugerencia sin pensármelo dos veces, entusiasmado por poder poner mi granito de arena a favor de un movimiento que considero tan importante. Como era lógico, justo después de decir que sí me empezaron a asaltar las dudas. Soy consciente de que me falta mucho camino para poder desligarme del todo de la posición que ocupo dentro del colectivo opresor. Después de todo, ¿qué podría decir yo, hombre blanco heterosexual, sobre la opresión a la que sistemáticamente sometemos a las mujeres? No me siento con el derecho de sugerir a las mujeres que cambien en lo más mínimo su comportamiento.

El miedo a la incertidumbre

No me escondo. Siempre he vivido asombrada por la palabra miedo, y todo lo que ello conlleva. ¿Cómo puede ser que tan solo cinco letras provoquen tantas reacciones en nosotros? Quizás antes no lograba comprenderlo, pero ahora soy plenamente consciente de todo lo que me he perdido por no saber afrontarlo.

Vocaciones, pasiones y viceversa

La vocación -o cómo convertir aquello que amas por encima de todo en tu modo de vida- es algo bastante subjetivo. Hay personas que pasan años, muchísimos años, intentando alcanzar ese propósito vital para sentirse completamente realizados. Porque las piezas de “lo que te gusta” y “lo que se te da bien” no siempre acaban encajando: a veces ni siquiera forman parte de un mismo puzle. Pero, ¿puede en realidad lo que denominamos vocación definir a un ser humano? ¿Qué aspectos condicionan el concepto de talento, aquello para lo que estamos naturalmente dotados?