Entrevista a Quique Cadórniga

Nos encontramos en la fase de inscripción de la 8ª edición de Factoría de Talento y hemos querido reconectar con personas que han vivido los momentos iniciales de Factoría.

Para ello entrevistamos a Quique Cadórniga emprendedor en marketing digital y finalista de la primera edición y os compartimos sus experiencias, aprendizajes, aventuras…

  • Tras pasar siete años, haciendo algo de memoria, desde tu presente ¿Cómo fue tu paso por Factoría?

Ha sido una de las mejores experiencias de mi vida. Estaba muy descontento con la universidad y encontré en Factoría un lugar donde aprender, madurar y donde conocer a personas interesantes, con formas distintas de ver la vida pero con características comunes: buen corazón y ganas de hacer cosas. Hoy en día, mantengo amigos inseparables de esa etapa.

  • Para cada persona Factoría es diferente, hay elementos en común y otros muy personales a la hora de vivir todo el proceso desde la selección, el proyecto en equipo ¿Qué recuerdas?

A nivel personal, recuerdo sentirme muy acogido desde el primer minuto. Es como si te meten en una clase con compañeros con los que te vas a llevar bien; los participantes no son clones, pero todos teníamos la predisposición de aprovechar la experiencia al máximo.

Recuerdo que se me pasó volando… tuve la sensación que tenía de pequeño cuando mis padres me recogían de una fiesta de cumpleaños “cómo se ha podido acabar si acabamos de empezar?”… y fueron 6 meses muy intensos.

  • Nos encanta aprender de muchas maneras, nos gusta aprender haciendo y haciendo juntos ¿Qué aprendizajes a posteriori has tenido?

Aprendimos a manejar situaciones de distintos tipos. Liderar grupos, gestionar equipos, tratar con personas especialmente sensibles o racionales, lidiar con clientes / proveedores…

Hay muchas cosas que aprendí, tengo interiorizadas y no soy capaz de transmitir… el programa te hace evolucionar. Entré con 19 años siendo un chaval inquieto y salí con una madurez enorme. No me gusta el toreo, pero podríamos decir que Factoría te regala un capote para lidiar con situaciones a la que te vas a enfrentar.

  • Son muchos los momentos, experiencias que viven los participantes de factoría, que se quedan grabados como un tesoro en la historia personal de cada uno ¿Qué experiencias te has llevado tú, Quique?

Muchísimas, de entrada, enfrentarme al primer proceso de selección de mi vida.

Hay una que recuerdo con especial cariño. El último día del programa teníamos que presentar un proyecto en  una de las empresas colaboradoras de Factoría por aquel entonces, un pequeño grupo nos centramos en preparar la intervención mientras el resto del equipo trabajaba en otros aspectos. Queríamos que saliese perfecto así que le dedicamos un par de semanas a prepararlo al detalle. La presentación era larga así que decidimos hacerla dinámica, con intervenciones frecuentes entre las personas que hablábamos.
Minutos antes de empezar un compañero nos llamó, pusimos el manos libres y le hicimos alguna broma por llegar tarde, él respondió “Chicos… (ruido) he comido pescado en mal estado (ruido), no puedo ir”. En ese momento, Javi, que no había visto nada de la presentación, se ofreció como sustituto e improvisó 20 minutos de charla con una soltura increíble.

  • A veces en ese «darse una vuelta» uno llega a ver lo mismo de diferentes maneras o incluso algo diferente, a escucharse, entre otras muchas cosas ¿Te ha llevado tu experiencia en factoría  a tomar ciertas decisiones, caminos?

La mayoría de personas que entramos en Factoría somos proactivos y nos metemos por caminos difíciles de transitar.  Factoría no frena esos impulsos sino que te ayuda a tomar decisiones con más tablas, con una visión más amplia de las oportunidades, los problemas y de los intereses de las partes involucradas.

¡Muchas gracias Quique!