¿Cómo puedo ayudar a los demás? por Luis Alberto González

Si alguna vez te has preguntado cómo puedes ayudar a la gente, no es casualidad, porque tal vez hayas nacido para ello. De hecho, creo que no existen las casualidades. Para empezar, si estás aquí, han tenido que suceder muchas pequeñas causalidades para ello. Quizás una de esas causalidades ha sido que algo (llámalo, naturaleza, Dios, o como quieras) ha invertido en ti, igual que Warren Buffet invirtió en Coca Cola en 1987, con el objetivo de hacerse más rico. En nuestro caso, desconozco el objetivo de aquello que ha invertido en ti, eres tú el que debe preguntarse y descubrirlo, ten paciencia y escúchate a ti y a lo que rodea.

Los avances en las tecnologías de la información nos dan unas posibilidades casi ilimitadas para hacer actividades que no podían nuestros predecesores, como, por ejemplo, aprender suajili, conocer gente de Nepal y ver el Everest desde casa, o descubrir secretos ancestrales milenarios. Esto es tan genial como aterrador, porque yo creo en el principio del ritmo, que asume que todo está en equilibrio y, por tanto, que todos esos beneficios compensan las desventajas que tiene.

Pero hoy hablamos de los beneficios, y es que los algoritmos de internet pueden ayudarte mucho. Seguramente te has percatado de que te aparece publicidad en el móvil relacionada con temas que buscaste en Google o que hablaste con alguien hace unos días. Puedes jugar con esto y aprender a convivir con estas tecnologías, haciendo que te muestren información que te puede aportar valor de verdad, te invito a que experimentes.

Por otro lado, en cuanto a la pregunta de cómo puedes ayudar a la gente, no te voy a mentir, es algo que me hago constantemente y muchas veces no sé cómo responderla. Algunos expertos recomiendan que analices tus gustos y habilidades desde que tienes tus primeros recuerdos, y que los combines con lo que la gente necesita. Es una idea interesante, pero ¿qué diantres necesita la gente?,¿qué me gusta?, ¿qué se me da bien?

Mi consejo es que investigues, que te fijes en cómo puedes ayudar a tu familia, a tus vecinos o a tu entorno cercano, y te “lances a la piscina”, tomando acción y analizando tus resultados. Puede que no salga tan bien como esperabas, pero al menos lo habrás intentado. Yo me sentiría satisfecho si me ha ayudado a aprender algo que me gusta, se me da bien, o que me puede evitar repetir un error.

Si no sabes qué hacer con tu vida, y no eres capaz de lanzarte a la piscina, tal vez no tengas que hacerlo. Es posible que te guste ayudar a otros a saltar, o que necesites observar primero la piscina y a aquellas personas que se han lanzado, para que tu salto sea mejor. En mi caso, todo empezó en esta fase, descubrí que realmente podía cambiar las cosas para bien, gracias a tres referentes: Elon Musk, la iniciativa The Ocean Cleanup y la empresa social española Auara.

Aun conociendo a estos tres fenómenos, yo me seguía preguntando cómo podía empezar a ayudar a la gente. Mi respuesta actual, surgió de relacionar el futbol con mi vida. El caso es que hay personas de “pase – gol”, como dice Pablo el fundador de We Are Seekers, y a mí siempre me ha gustado ser el que inicia la jugada en los partidos de fútbol, de manera que acabe en un golazo del delantero del equipo. Quizás en la vida real me guste hacer lo mismo, y disfrute dando ese pase a que otras personas puedan cumplir sus objetivos, o incluso cambiar el mundo. De esta manera, es como comencé el proyecto Podcast Emprendedores Sociales, que consiste en dar pases a emprendedores sociales, para ayudarles a convertirse en los máximos goleadores del mercado. Es difícil, casi tanto como puede ser ganar un torneo de fútbol, pero si disfrutas del camino, lo tienes todo.