«¿Qué es el talento?» por Rafa Moya

«T= (c+v)*a». ¿Sabéis el significado que esconde esta ecuación? Rafa Moya aficionado a dibujar, a escribir, a los cubos de rubik y a deportes como la natación nos desvela la fórmula del talento. 

¿Qué es el talento?

La palabra talento procede del griego τάλαντον  «plato de la
balanza de pesos» y… ¿Qué es el talento sino el medio para encontrar
el equilibrio?

Búsqueda utópica de la armonía entre los cientos de contrapesos que
nos inclinan a cada lado de la balanza. Contrapesos con sabor a reto,
contrapesos compuestos de un factor diferencial, único y singular. «La
piedra filosofal» construida por los mejores alquimistas, siguiendo
una única fórmula “T=(c+v )* a”.

«C» de conocimiento. Hambre insaciable de aprehender nuevas
enseñanzas; de emprender nuevos desafíos; de aprender de ti, de tus
errores, del resto, de sus aciertos y de sus fallos.

«V» de valores. Característica innata, selectiva, como fundamento
integral de cada individuo. Valores como sinónimo de darte valor, de
aportarlo, de contagiarlo; como sinónimo de empatizar, de comprender,
de querer.

«A»  de actitud. Efecto multiplicador, en ciertas ocasiones elevado a
la máxima potencia. Reservado a sólo  7.444.443.881 personas en el
mundo, puesto que no es tanto el poder como el querer. Sin embargo, si
este multiplicador es cero, el resultado será la nulidad del resto.

Esencia como raro elemento escaso y valioso, desencadenante de cada
uno de los elementos de esta formula. Esencia como factoría de
talento.

Y…¿ mi talento?

La insaciable necesidad de conocimiento mezclada con la infatigable
sensación de mirar más allá, más adentro. Transformando la vida en un
juego de rol, en el que los papeles principales son actuados por la
versatilidad y la reflexión.

Jugar con instrucciones volubles que transforman cada acto en un
ordenado caos. Ordenado porque siempre me encuentro, caótico porque
disfruto perdiéndome en tus horas convertidas en segundos.

La mayor de mis herramientas, mi mente. Esa mente de un sin fin de
caminos aun por descubrir, que vuela y a cada regreso me trae el
regalo de la inspiración. Se apodera de mi, y a veces, deja que mi
cuerpo se mueva al ritmo de la improvisación. Ella es la mayor de mis
posesiones, el menor de mis dominios.

Mi mayor talento, ser la palabra indefinición como sinónimo de único,
aunque ello implique ser esa pieza fuera de lugar en este complejo
rompecabezas.

 

Conocimiento, valores, actitud… Una apasionante fórmula en constante cambio y evolución como las estaciones del año. ¡Muchas gracias Rafa por esta reflexión sobre el talento, genial para empezar el otoño! 

 

 

Etiquetas:, , ,