Ningún ser es idéntico de un día para otro

EIMG_1831 copiaxiste una corriente que afirma que en la actualidad no hay cambio sino evolución. El verdadero cambio en la especie humana fue el momento en el que “el mono se tiró del árbol” (¡a lo loco!).

Ayer martes día 12 de mayo, Ángela nos presentó una entretenida sesión con diferentes dinámicas, que nos ayudaría a comprender los conceptos de gestión del cambio y la diversidad, que tan importantes son hoy en día.

En cuanto entramos en la sala, observamos que, a diferencia de otros días, no había ningún tipo de mobiliario. Esto nos descuadró totalmente: nos encontrábamos frente al primer cambio… ¡Chan chan!

Dinámica “Vestuario arreglado”

En esta dinámica Ángela nos informó de la nueva regla que debíamos seguir para las futuras sesiones de Factoría de Talento, que consistía en adoptar un vestuario formal. (¡Cómo nos engañó!). Debíamos posicionarnos según el grado de acuerdo de cada uno, situándonos en tres zonas diferentes en la diagonal imaginaria de la sala.

– El equipo del sí: “Los precursores del cambio”. Imitan códigos para “sentirse parte de la manada”.
– El equipo del ¿por qué? (aceptan pero con condiciones): Son el “canal de comunicación” entre los dos grupos extremos. Preguntan, aportan información, son flexibles y dan tiempo para que los reticentes se adapten al cambio.
– El equipo del no: “Los veladores de las tradiciones”. Aportan alternativas, lo cual redundará en la sostenibilidad del cambio. Este grupo siempre es necesario. Piden entendimiento al resto de equipos.

Principios PNL:
– El mapa no es el territorio. En esta dinámica la diagonal representa el territorio y el mapa las tres posiciones adoptadas. Debemos entender que el territorio es mucho más amplio que mi visión y de esta forma podremos hacer el cambio de una forma más liviana.
– No existen individuos cerrados. Muchas veces, a través de una escucha activa, cambiamos de opinión, y de esto se trata, si nadie lo hiciera, no existiría el cambio.
– Todo comportamiento tiene una intención positiva. Cada posición adoptada frente al cambio aporta algo positivo. Cada uno tiene un rol.
– Ningún ser es idéntico de un día para otro. Los cambios también deben tener su ritmo, de esta manera se evita perder la identidad en el proceso. El llamado “Efecto Pigmalión” o “Profecía autocumplida” refleja que la visión del otro da identidad a nuestro ser, es la que nos hace existir, pero hay que tener cuidado con creerse demasiado lo que nos dicen o lo que esperan los otros de mí, ya que esto nos puede frenar.

Conclusiones:
– Las similitudes en códigos no verbales hacen que nos sintamos cómodos, que bajemos la guardia.
– El cambio está a la orden del día, pero en realidad no estamos tan preparados para cambiar.
– No somos cerrados, estamos continuamente condicionados por un entorno de cambio acelerado y por los demás.
– El cambio es inminente e inevitable. Pero debemos tratar de hacerlo de forma que el mayor número de personas se adapte y no queden obsoleta.
– La persona más hábil es la que tiene más mapas, no el mapa más exacto. Para tomar una decisión es necesario buscar toda la información posible, ser permeable.
– Debemos mostrarnos tolerantes frente a la diversidad.
– Nuestro mayor problema en las discusiones es que no escuchamos para entender, sino para contestar.

Dinámica “Introduce un cambio”
Esta dinámica consistió en posicionarnos frente a frente con otro compañero y observarlo durante un minuto. Después nos dimos la espalda y cada uno modificó algo de su atuendo y al volvernos el compañero tenía que descubrir en qué había consistido dicho cambio. Primero fue uno, luego cinco, después otros cinco… hasta que alguno de nosotros mostró su desagrado frente a tantos cambios que ya no llevaban a ningún sitio.

Para cambiar buscamos una motivación, un beneficio; exigimos información. Incluso en un cambio en el cual encontramos beneficios, también hallamos una pérdida, al menos a corto plazo. Deberemos sopesar los pros y los contras para ver si es rentable.
Crisis Vs. Cambio: La crisis supone una ruptura, mientras que el cambio es algo reversible. Parece que debe haber un bloqueo para que haya un cambio diferente, buscar otras perspectivas; pero en realidad deberíamos abrir el abanico lo antes posible, planteando todas las alternativas.
El esfuerzo de una persona se mantiene constante cuando se cuestiona.
Es sensato tener miedo frente a cambios relevantes, porque nos enfrentamos a lo desconocido. El miedo nos hace pensar y poder prever posibles riesgos. El cambio conlleva riesgo (zona de incertidumbre), pero si ese riesgo se sopesa, podremos “lanzarnos con red”.
Nos cuesta salir de nuestra zona de confort, en primer lugar porque no nos gusta la incertidumbre y, además, porque priorizamos la “no pérdida” (mochila demasiado pesada).
Al igual que el cambio lleva al cambio, el “no cambio” lleva al “no cambio”. No es obligatorio cambiar, si de verdad uno se siente a gusto y feliz en su zona de confort. Pero es cierto que así estaremos mucho más rígidos frente a cambios futuros que, seguro, se producirán. Por ello, debemos:
Evitar el acomodamiento.
– Buscar el aprendizaje continuo.
– Buscar entornos diversos
: el cerebro es asociativo, por lo que rodearnos de entornos diversos nos hará más creativos e innovadores.

Preferencia
De forma innata el ser humano tiene unas preferencias de comportamiento, esto es, actuar siempre de forma similar frente a situaciones parecidas.
En esta sesión, tratamos con Ángela esta preferencia, relativa a la incertidumbre:
A) Si no sabes a dónde vas es poco probable que llegues.
B) Si no sabes a dónde vas, puedes llegar a un sitio más interesante.
Para ser polivalentes debemos aprender a desarrollar aquel comportamiento que no es nuestra preferencia.

Conclusiones finales de la sesión
A cambiar se aprende. Hay que ser valiente.
No hay que acomodarse.
– Esto no es un mapa, es un territorio.
– Ni la planificación ni la incertidumbre son malas.
– No descentrarse por el excesivo cambio
. Todo depende de la situación y del momento social.
Existen distintos roles frente al cambio. Todo comportamiento tiene una intencionalidad positiva. Nadie va en contra de nadie.
Trabajar tu “no preferencia” para ser polivalente.
– El “no posicionamiento” no suele ser cómodo, porque otros no toleran la incertidumbre y no comparten esta postura; pero los mediadores son fundamentales para actuar de “tubo”, de canal de comunicación.

Firman este post, nuestras talents: Candela Yuste y Elisa Sampere

Etiquetas:, , , , ,